Tecnología y educación: ¿Es mejor escribir a mano o en computadora?

Posted on

¿Los estudiantes se están olvidando de escribir manualmente por el creciente uso de la tecnología? ¿Esto es bueno o perjudicial en la formación?

La escritura es un recurso fundamental para la formación de los niños y jóvenes. Los maestros, segundos educadores de los más pequeños y grandes, les enseñan a ellos a redactar desde lo más básico hasta lo más complejo. Sin embargo, a muchos de los niños y adolescentes, se les dificulta escribir o simplemente no les gusta. Pero, ¿a qué se debe esto?

A partir de esta pregunta, surgen algunas interrogantes como:

 

  • ¿Se puede incentivar a un niño y/o joven a escribir?
  • ¿En las escuelas hay clases específicas de escritura?
  • Por último y no menos relevante, ¿el impacto de la tecnología en la escritura es positiva o negativa?

 

En un artículo publicado recientemente en El País, se menciona que durante la Edad Media, el trabajo de muchos monjes era escribir. Enormes páginas coloreadas demostraban que el arte de la escritura era privilegio de algunos pocos. Sin embargo, eso está cambiando, ya que la escritura se ha convertido en un elemento indispensable para comunicarnos. Pero, ¿lo estamos haciendo bien?

 

La importancia de la escritura

Natalia Ávila, académica de la Facultad de Educación de la Universidad Católica de Chile, en un artículo publicado en El País, afirma que hay una tendencia a creer que la escritura a mano no es algo importante cuando de verdad sí lo es, ya que si el niño practica la escritura, posteriormente se le hará más sencillo entender lo que dice un texto complejo.

 

El escritor peruano, Marco Antonio García, menciona que la escritura es y siempre será importante en los niños, jóvenes y adultos, ya que, escribir se ha convertido en un ejercicio, en el cual beneficia el desarrollo personal e intelectual y la manera distinta de ver las cosas.

 

A su turno, Katya Adaui, escritora peruana, coincidió con los dos especialistas mencionados anteriormente, al señalar que la escritura es importante y placentera, ya que cuando uno redacta, está sumergido en la consciencia, en el cual, las ideas fluyen por sí solo.

Escribir no solo es redactar una hoja y entregarlo, también es disfrutar, crear y contar una buena historia.

 

El impacto de la tecnología en la escritura

En el artículo publicado en ABC.es, se menciona que en la era digital, los niños de tres años son capaces de teclear su nombre en el teléfono celular de los padres y enviarlo,  junto con un montón de iconos, por Whatsapp.

Sin embargo, esto no queda aquí, ya que, el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas (CITA) de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez de Peñaranda de Bracamonte, puso en marcha un  proyecto llamado “Dedos: tabletas digitales en el aula”, en cual, se reemplaza a los cuadernos. No obstante, esto no significa que no se deba utilizar recursos tecnológicos para la educación, sino que ninguna herramienta sustituye a la otra.

La académica Natalia Ávila afirma que, el que los jóvenes puedan escribir una novela en el celular apoya mucho a que las personas no dejen de lado esta habilidad. Entonces, ¿la tecnología es de ayuda en la escritura?

 

En contraste con Ávila, el escritor García menciona que los avances tecnológicos están ayudando de alguna u otra manera a los jóvenes en desarrollo, pero no del todo.

“Mis estudiantes cada vez vienen con menos capacidades de lectoescritura y no solo tiene que ver con el colegio, sino con la revolución tecnológica, donde los medios audiovisuales tienen protagonismo”, concluyó.

 

El impacto de la escritura se está desarrollando de diversas maneras, como lo es en la tecnología. No es lo mismo escribir en una hoja de papel, que redactar en una laptop o celular. Sin embargo, la tecnologìa puede ser un gran aliado para la educaciòn de los estudiantes, si se utiliza responsablemente y, si se les enseña a escribir tanto en una hoja, como en un aparato tecnològico, sin olvidar el sentido de lo que realmente es escribir.

 

Es importante que desde pequeños, los niños y, no solo ellos, sino los jóvenes estén motivados a escribir. Sin embargo, no es solo el trabajo de los padres, sino también de las escuelas. Entonces, realmente ¿qué están haciendo los colegios con los cursos de redacción?

 

Finalmente, invitamos a los padres y profesores a incentivarlos a escribir y no bajar la guardia si a alguno no le gusta escribir o no siente que sea “realmente bueno”. Por el contrario, motívelo, siéntese junto a él y continúen para que pueda sacar lo mejor de sí a través de contar sus experiencias y lo que más les haya gustado leer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *