bootcamp oit

5 vidas que cambiaron por estudiar Desarrollo de Software

Hace 4 semanas, Silabuz organizó un Bootcamp de programación fullstack junto al Programa Nacional de la Empleabilidad del MTPE, OIT y PNUD para aquellos jóvenes entre 18 y 29 que quisieran convertirse en un “Desarrollador de Software”.

El bootcamp consistió de un programa de formación técnica de 18 semanas para preparar programadores y volverlos empleables. Conseguimos financiar 25 becas educativas para los jóvenes en tanto mantuvieran ciertos estándares de rendimiento. Algunos de estos casos fueron Marvelys Torres, Jose leon, Bridneys Aguilar y Daniel Farías. 

Marvelys Torres

Marvelys estudió ingeniería electrónica en la Universidad del Callao y estuvo dedicándose al rubro minero desde que egresó en 2015. En 2021 tuvo la oportunidad de ser parte de una mina autónoma y conocer los equipos autónomos con los que operaba. Es ahí cuando se dio cuenta del potencial que tiene la industria tecnológica y más específicamente, la programación.

“Uno de mis jefes en la mina me impulsó a enfocarme más en el rubro tecnológico, además que es un rubro que rompe todos los paradigmas, se rompen todas las brechas, no hay sesgo de raza, religión ni géneros.”

Marvelys notó que en la industria en la que ella estaba involucrada hay varias limitaciones cuando una es mujer. Por otro lado, encontró en el rubro tecnológico un campo de acción que rompe paradigmas, donde se rompen todas las brechas y es más bien una puerta abierta para aquel que quiera ser parte.

¿Cómo impactó el bootcamp en ti?

“Creo que encontré en el bootcamp la luz, ya que yo estaba en esa duda. Dentro del bootcamp se presentó un concurso para ser parte de Globant, y ahora trabajo ahí.”

Hoy Marvelys trabaja en una de las empresas líderes en ingeniería de software y tecnología de la información y ha recibido buenos comentarios por parte de los arquitectos a cargo de los proyectos en los que ha participado.

Jesús Rodríguez

Jesús es un joven venezolano que estudió Ingeniería de Sistemas pero a raíz de la coyuntura en su país de origen, nunca pudo ejercer en su rubro.

Jesús encontró en el Bootcamp Fullstack una nueva oportunidad de reiniciar su vida laboral. En los últimos meses consiguió un contrato temporal en Advisor IT SAC como soporte técnico nivel 2 y hoy ha conseguido un puesto en Globant,  compañía desarrolladora de software argentina valorada en US$3,700 millones con clientes como Disney, Coca-Cola y LinkedIn.

Jesús se siente muy entusiasmado con el futuro y poder seguir aprendiendo del rubro, hacer networking con personas con los mismos intereses y cambiar la vida de las personas.

José Leon

José es un joven venezolano que encontró en la programación una nueva oportunidad para desarrollarse profesionalmente. Desde muy temprana edad le interesó el mundo de la electrónica y nuevas tecnologías, siempre fue muy curioso.

“Más tarde me encontré con Silabuz, que fue como un ángel caído del cielo, porque a pesar de que uno intente aprender por su cuenta, si no se tiene un guía, cuesta.”

Una de sus principales motivaciones es el poder hacer lo que le gusta y tener su propio proyecto, mientras ayuda a su familia y es un orgullo para ellos. “Mi principal inspiración es mi familia y poder llegar a ser alguien influyente en el medio.” nos comenta.

¿Cómo impactó el bootcamp en ti?

“Siento que tanto a mi y a mis compañeros, nos han llevado de la mano acerca de qué camino seguir en el mundo de la programación.

Durante el bootcamp, nos enseñaron desde lo más básico a lo más profundo. Nos enseñaron el trasfondo de cada cosa y las soluciones que debe dar un programador a los problemas.”

Bridneys Aguilar

Cuando Bridneys tenía 14 años, uno de sus familiares enfermó de cáncer y aunque ella quería ayudar, no sabía cómo hacerlo. Es por eso que empezó a averiguar acerca del tema y algo que la impresionó mucho fue que las personas evaden los chequeos médicos debido a miedo de lo que pueden decirles o hacerles.

Bridneys se dio cuenta también que empezaban a surgir aplicaciones que buscaban colaborar con dicha problemática, y es cuando surgió su interés por el mundo de los aplicativos web.

Más tarde, cuando Bridneys estuvo en quinto de secundaria, desarrolló una aplicación para un proyecto estudiantil y al ver el impacto que tuvo en sus compañeras del colegio decidió seguir con ese rubro. Comenzó a hacer proyectos de distinta envergadura por su cuenta.

¿Cómo impactó el bootcamp en ti?

“Lo aprendido en el bootcamp y las personas que conocí con los mismos intereses me alientan a seguir haciendo más cosas, para que también podamos hacer que el mundo se vuelva más fácil y pueda ayudar a muchas personas.”

Hoy Bridneys se encuentra haciendo sus prácticas en Globant, uno de los cuatro unicornios argentinos, como desarrolladora UI web.

Daniel Faría

Para Daniel, lo más valioso que la tecnología tiene para ofrecer es la eficacia para la gestión de información y la manera de resolver problemáticas cotidianas.

Desde muy pequeño Daniel estuvo interesado en el mundo de la informática. A raíz de la pandemia, incrementó su curiosidad por el diseño de páginas web, dado que era un recurso que tenía “a la mano”.

“Lo que más me motiva a moverme en el rubro tecnológico es el poder aportar algo más. Siento que vivimos en un mundo muy nuevo, pero aún quedan muchas ideas, muchas cosas por conocer, por crear.”

Hoy Daniel se encuentra desempeñando como Fullstack Developer en Síclo, una app de estilo de vida internacional.

Si te interesa conectarte con alguno de nuestros egresados del bootcamp no dudes en contactarte con [email protected]

Written by

admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.