Uncategorized

Querido Rafo: Gracias por todo

Estas son, definitivamente, las líneas más difíciles que me ha tocado escribir en bastante tiempo. La semana pasada, después de una lucha intensa contra el cáncer, nos dejó y pasó a mejor vida Rafael Salazar Gamarra. Él fue nuestro abogado corporativo y consejero legal desde inicios del 2018 hasta el final de sus días.

Nos conocimos hace unos años, cuando hice una entrevista a la startup BQUATE para un medio digital que teníamos hace unos años llamado Timov. Me lo presentaron como el asesor legal experto en plena etapa de expansión e internacionalización de esa empresa.

Nuestros caminos se volvieron a cruzar cuando di una charla en un foro de peruanos que querían hacer proyectos open source para apoyar al Estado peruano sobre educación y algunas sugerencias que habíamos recopilado entre emprendedores en tecnología que podían sumar al país. Queríamos armar un proyecto de ley que contemplara nuevos marcos de facilidades y apoyo a las startups, después de la charla me llamó, se presentó como abogado especializado en tecnologías de la información (por supuesto que me acordaba de él por la entrevista) y me invitó a almorzar.

¿Cómo te puedo ayudar a que esto llegue a más personas?

Esa fue la pregunta que me hizo cuando almorzábamos, su disposición fue siempre muy abierta, muy colaborativa, “estoy trabajando con este otro grupo de peruanos y hemos formado una comunidad para seguir viendo estas cosas.”. Esas iniciativas con este grupo de peruanos que formaron, más tarde se volvió una asociación colaborativa que persiste hasta hoy, incluso llegaron a presentar sus ideas al Presidente de la República de esa época (2017).

Meses más tarde, se daba para Silabuz: uno de los fundadores originales había decidido dejar la compañía para perseguir otros sueños y el otro fundador (yo) se mudaba a Chile por más de un año para abrir la empresa allá. Era Enero del 2018, nos habíamos quedado sin asesoría legal y había que hacer muchas cosas para poder formalizar la salida de nuestro ex socio y poder abrir la compañía en un nuevo país. Pido varias recomendaciones y un buen amigo de la UTEC me sugiere a Rafo como abogado. Nos volvíamos a cruzar.

Lo llamé, entre preocupado y desesperado, y después de una conversación donde me brindó mucha tranquilidad se sumó a nuestro equipo como asesor legal. Le conté que tuvimos problemas de liquidez, accedió a que le podamos pagar más adelante sin ponernos un deadline ni la soga al cuello. Siempre muy humano, muy comprensivo, muy colaborativo. Esas obligaciones las honramos apenas entraron nuevos ingresos y fondos unos meses después.

Rafael, se convirtió en una clave para el equipo, nos acompañó y asesoró en forma impecable en buenos tiempos para nosotros como nuestra expansión internacional, la primera ronda de inversión ángel, sumar a destacados profesionales y expertos de la industria al equipo y también en tiempos muy complejos de falta de liquidez, enfrentar la bancarrota, diferencias entre socios y clientes y demás.

Siempre una sonrisa y un ¿qué más podemos hacer?

Reunirme con él a trabajar y conversar era impresionante… las preguntas, las sugerencias, las ideas, la experiencia que traía a todo lo que podías consultarle… pero lo más destacable, sin duda, era su calidad humana: “¿Cómo te sientes con todo esto? ¿Estás bien?”, “Tranquilo compadre, las cosas van a darse”, “Yo creo firmemente en tu propósito”, “Estamos yendo por el lugar correcto”…

“¿Qué más podemos hacer?”, “¿Cómo te fue con tu nueva socia?”, “¿Esto es lo que esperabas?”, “¿Cómo estandarizas las cosas y nos vamos a impactar a millones de niños y niñas?”, “¿Cuándo vamos a levantar nuestra próxima ronda?”, “¿Estás feliz?”, “¿Qué más podemos hacer por el Perú?”…

Largas conversaciones, con café y torta de chocolate, cerros de papeles en el escritorio, miles de temas que ver y conversar… pero siempre lo que prevaleció fue lo humano, siempre nos retó a ser mejores, siempre nos incentivó a impactar más, en forma más positiva, más escalable, ayudando a más gente, generando más valor. Todo siempre con una sonrisa.

A nivel empresarial: fue un excelente aporte y complemento a nuestra compañía. Estamos acá porque contamos con Rafael estos años.

A nivel personal: fue un gran amigo, un gran consejero, un gran profesor.

A nivel país: fue un visionario, un innovador, un precursor en muchas cosas que hoy nos parecen comunes.

“El Perú necesita un portal de información con buenas noticias, creo que hay tantas cosas buenas que están pasando que necesitamos conocerlas. La gente necesita esperanza”

Se nos fue una gran persona, un gran talento, una guía luz de esperanza, un motor de desarrollo. Somos hoy mejores todos porque fuiste parte de nuestra historia. Gracias por eso.

Es verdad, necesitamos esperanza. Personas como tú nos la brindan. Gracias por eso.

Nuestras condolencias y mejores deseos para tu familia. Estamos seguros que descansas en paz ahora.

Querido Rafo: Gracias por todo.

One thought on “Querido Rafo: Gracias por todo

  1. Alonso gracias por tus palabras.

    Yo fui uno de los afortunados de conocer de cerca a mi gran amigo y socio Dr. Rafa como yo lo llamaba con mucho cariño. Nos conocimos en la fundación del grupo SUNTUR una asociación que asesoro al gobierno con el desarrollo de la Arquitectura Informática del Estado donde Rafa demostró grandes cualidades humanas, de liderazgo, profesor y ser el Abogado más digital en Perú. Rafa era único como persona, como profesional y emprendedor tanto así que lanzamos una compañía de Seguridad Informática llamada ENCRYPTED con base en Perú y USA ya con miras a ser grande por la tremenda necesidad de manejar nuestros riesgos informáticos mejor en la región de Latín América y tener el gran honor de ser uno de los pocos tecnólogos en su estudio de abogados.

    Rafa será recordado por muchas personas y para siempre. Yo personalmente continuare haciendo realidad los sueños y metas que juntos nos trazamos en mejorar el conocimiento e implementación de tecnologías de Ciberseguridad y auditorias digitales en América Latina –

    Mi querido rafa gracias por todo y te recordare para siempre mi hermano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *